Monthly Archives: October 2016

  • Let’s F*ck! El juego sexual XXX

    Reconócelo: a ti te gusta el sexo (sinceramente, y a quién no), y también te gusta jugar… ¿y qué mejor manera de comenzar el sexo que jugando? A veces, un juego fácil, ligero y divertido puede ser una gran ayuda, y el inicio de algo mucho más sexy e interesante…

    Imagina la situación: estás con una pareja reciente, o quizá muy nueva, o incluso recién conocida esa misma noche, casi desconocida. Ocurren los nervios de las primeras veces, el tantear el terreno con cuidado, y el encanto de ir descubriendo poco a poco las posibilidades de otro cuerpo, otra piel, sus gustos y romper las barreras y límites entre los dos. (Hey, todos sabemos que a veces es complicado encontrar la velocidad, ni tan rápida que intimide, ni tan lenta que aburra, hay muchas chicas –y también ellos– realmente difíciles).

    7109rqvqgdl-_sx425_Imagina esta otra situación también: coinciden juntas dos parejas con ganas de aventura y de dejarse llevar, o puede que un pequeño grupo de amigos con ganas de perder las buenas formas, y con interés en jugar en grupo a algo íntimo... ¿Cómo comenzar una velada así?, tú lo que necesitas es generar una situación propicia para pasar del educado frío al calor sensual más extremos…

    Bien, entonces… ¿cómo conseguirlo? Te proponemos Let’s F*ck! Un juego XXX para que entre sonrisas, miradas cómplices y bromas poco a poco tú conviertas cualquier situación inocente en algo mucho, mucho más subido de tono.

    Un pequeño tablero, una sencilla ruleta, y unas normas muy fáciles de seguir. Hasta cuatro fichas (si son más pueden jugar en parejas o en grupos también) siguiendo un recorrido que reparte mientras juegan tareas picantes que los participantes tendrán que cumplir: dar azotes, elegir algo que lamer, algo que confesar, o tomar a alguien a quien quitar la ropa (o mejor aún, que la ropa te la quiten a ti si tienes buena suerte en el juego).

    Sólo tienes que girar la ruleta, caer en la casilla adecuada, mover tu ficha y dejarte llevar. Cuando quieras darte cuenta habrás pasado de tener dudas… ¡a tener ganas!

    ¿A que ya te apetece jugar?

  • Oil Juicy Watermelon Edible Oil Massage 2 Oz

    Aceite de masaje comestible, de sabor a sandía

    Acudes al encuentro, siempre puntual, como te ha pedido.

    Al llegar hallas la puerta entreabierta. Pero nadie sale a recibirte, como suele ocurrir.

    Empujas para entrar, cierras el pomo tras de ti, y una vez dentro encuentras la estancia a media luz. Alli, inmóvil está tu pareja que te espera, en pie y mirándote con picardía en la mirada, sin nada más que su cuerpo en penumbra, un pañuelo en una mano y una pequeña botella negra en la otra.

    Te dice “te estaba esperando para almorzar”, y parece muy fácil adivinar que hoy, precisamente hoy, tu intuición te sugiere que el plato a servir eres tú.

    Oil Juicy Watermelon Edible Oil Massage 2 OzTe desviste en silencio, disfrutando, como sólo alguien que te conoce bien puede hacer, entre besos y caricias. Una vez libre de ropa, te acomoda sobre un lecho cubierto de toalla. Venda tus ojos con el pañuelo, y sin la vista es el momento de que te abandones al sentido del tacto...

    Y se dispone a cocinar. A cocinar el amor, para ti.
    Como ingredientes nada más que tu piel bajo sus manos. Y esa pequeña botella que desenrosca con habilidad. Es aceite de masaje, de sabor a sandía y pronto sabrás que además es comestible, y te confirmará que tú eres todo el alimento que se sirva en este almuerzo.

    De repente un aroma a fresca fruta llega a ti. Un olor de deliciosa sandía te envuelve, mientras que entre sus manos calienta frotando una generosa cantidad de aceite, que al momento verterá sobre tu piel desnuda. Sus manos extienden su suave fragancia por cada poro de tu espalda, de tus hombros, de tus muslos. Es un aceite suave, deslizante, de tacto sedoso y aroma agradable, que reconforta olfato y tacto a la vez, y tu piel agradece el largo masaje y la caricia constante de sus manos sobre ti…

    ¿Por qué comestible? te preguntas… y como si hubiera podido escuchar tu pensamiento, te coloca ahora boca arriba y con sus actos te responde:

    No te invitó para almorzarte.
    Te invitó para almorzarte a ti.

2 Item(s)